Entrada #40.- Recordar es volver a vivir

Frase de dominio popular muy conocida y correcta. Si nos ponemos a pensar en la secundaria, en la prepa, en momentos románticos y vivencias felices es inevitable sonreir, sentirse bien, da la sensación de que fue ayer porque se siente tan real y cercano que es imposible que hayan pasado los 5, 10, 20 años que tenga esa memoria. El cerebro es mágico, te inundas de los sentimientos, ideas, música que te rodeaba, uno por eso repite sus anécdotas tanto, nos hace felices, lo disfrutamos, volvemos al momento mágico de otro tiempo.


Pero que pasa cuando recuerdas hechos tristes, dolorosos, decepcionantes? El cerebro no pierde la magia, vuelve uno a sentir la furia, la frustración, la decepción, la tristeza profunda, los instintos asesinos, la melaconlía, el estrés...


En la vida de todos nosotros habrá ocasiones en las que las cosas no salen como uno lo planeaba, surgen situaciones incomodas que quisieramos borrar para siempre de nuestra mente, pero ¿cómo olvidar las que fueron especialmente penosas? Ante malas experiencias uno trata de salir ileso, pero dificilmente uno salga igual que estaba antes del mal momento. Menos inocencia, más adolorido, y definitivamente marcado.


Con el tiempo, archivamos todo lo que nos paso en una caja vieja y horrible, le ponemos un velo bastante oscuro y la dejamos ahí en el fondo de recuerdos. No se nos olvida, solo no pensamos en ello porque no lo vemos, lo ignoramos. Hasta que por algun extraño motivo se caiga el velo y nos demos cuenta de que ahí, unos años más atrás, hubo algo que fue culero con nosotros, y se hace presente de momento, el recuerdo cae con todo su peso, y la magia del cerebro te trae todos esos desagradables sentimientos que viviste en esa época. Furia, negación, incredulidad, tristeza, ganas de arrancar los pelos de alguna maldita cabeza con tanta furia hasta que le sangre el cráneo, impotencia, crisis existencial...


Si pueden evitar destapar sus cajas prohibidas con recuerdos de enfermedades, pleitos familiares, rupturas sentimentales, depreciones post-parto, robos, traumas, fracasos, etc., mejor. No hay necesidad de traer a tu vida cosas que ya pasaron. Ya pasaron. No se pueden cambiar. No se olvidaran nunca, talvez te persigan por años, pero ¿por qué recordarlas? ¿Quién quiere ponerse malhumorado, necio, triste, sin poder dormir, por algo que paso hace tiempo? ¿Por qué me lo recuerdan? No me lo recuerden!!! NO quiero!! Hay cosas que afectan siempre. Sin importar el tiempo, lastiman y duele.


Si te encuentras en una situación en la que tus malos recuerdos no te afectan, que bueno. Yo los ignoro porque si llego a pensar en ellos, los voy a sentir, así que los ignoraré todo el tiempo que sea necesario hasta que me dejen de afectar. En la secundaria, un amiga me dijo algo muy feo en una ocasión y rompió mi adolescente alma en micro partículas. Unos años después no entendí el porque me afecto tanto y se supero y se quito el velo de la caja para siempre. Eso no quiere decir que les diga ni quien fue, ni que dijo. Solo ya no hace daño pensar en eso, y si dolió mínimo unos 3 años. Talvez sea rencorosa. No lo se. Pero odio acordarme de ciertas historias de mi vida como hoy.

2 Response to Entrada #40.- Recordar es volver a vivir

25 de junio de 2009, 11:56

Ay maria...
creo que todos nos identificamos con lo que escribiste.
Me ha sucedido muchas veces que vivo feliz escondiendome de esa baúl horrible, con el velo encima.
Pero llega alguien malvado, o una situación que... jala despacito el velo, y me deja ver el baúl, que se abre automáticamente.
Yo no busco recordarlo... solito se cae el velo, y odio cuando eso sucede, porque tienes razón, vuelves a sentir.
Gracias a Dios, tengo una memoria terrible, y tooodo lo olvido, aunque no me lo proponga.

Anónimo
28 de junio de 2009, 19:06

Yo trabajo mi sistema de recuerdos con programación neurolinguistica, por supuesto que no me da resultados ja ja ja

Gerardo

 

Copyright © 2009 Olivass... All rights reserved.
Converted To Blogger Template by Anshul Theme By- WooThemes