Entrada# 76.- Rata navideña



A mi no me gustan, ni me han gustado nunca las ratas. Pero debo explicarles, que yo uso el término "rata" para referirme a cualquier roedor que se le parezca, es decir: ratones, hamsters, jerbos, cuyos y cualquier otro animalillo semejante(las ardillas no, las ardillas son aparte).

Jamás en mi vida había tocado uno de esos peculiares seres, pensarlo me da asco! No tocaría un hamster nunca de los nuncas! Pero bueno, la vida tiene sus cosas y esta Navidad, Mariíta experimentó un encuentro cercano con las ratas. Y no me refiero a que me lo haya encontrado de casualidad en mi casa, o algo así, no no señores, Mariíta misma lo fue a comprar por su propia voluntad y hasta lo agarró y todo, una amiga mía (que ama a las ratas) llamó a tal circunstancia su "milagro de navidad".

Sucedió un día antes de Navidad, yo quería regalar un cuyo, porque era un buen regalo y la persona que lo recibiría es fan, lo cual lo haría un mejor regalo. Pero regalar un cuyo era todo un reto! Significaba que mínimo, en algún punto de mi vida, tendría que tocar a la cosa. Era tortura psicológica del tipo: "Nooo, yo no quiero tocar a la rata, no quiero nooooo".

Pero dije, Mariíta, no seas inmadura, es un animalito! Puedes cuidar un día un animalito: Rosa los ama, Elena tuvo algunos, Manolo tenía ratas de verdad, Isra tuvo hamsters, Norma dormía con dos de ellos de en su cuarto ... y ahí estuvo la clave! Después del recuento de mis amigos y parientes con ratas, recordé a Norma! Ella es una amiga muy especial y delicada y odia más a los animales que yo, y si ella se adaptó a tener dos hamsters en su cuarto, y hasta sintió un poco cuando murieron, entonces yo puedo cuidar una rata un día o dos.

Entonces me decidí, o convencí. Sí, sería capaz de cuidar al animal. Pero antes de hacerlo tendría que hacerme a la idea de que era un cuyo y no una rata, y creánme si les digo que fue un poco difícil separar mi tantos años mantenida idea de que la mitad de los roedores son ratas! El proceso fue: "Es un cuyo, no una rata... es como un conejito". NO, ¿Cómo como un conejito? Horror de horrores, a mi no me gustan los conejos! "Es un cuyo... es como un... "

Al no poder relacionarlo con nada que me gustara, y ni siquiera buscando videos tiernos de ratas que me ayudaran a facilitar mi tarea, me di cuenta que no quedaba de otra. Para saber si podría hacerlo, tendría que ir y enfrentarme directamente con el animal. Sólo así podría decidir si sería capaz de mantenerlo vivo y en buen estado para entregarlo en Navidad. Era 23 de diciembre, tendría que estar conmigo la noche del 23, y todo el 24 no era tanto tiempo.

Le hable a Rosa que es la heroína de la historia, mi amiga la que ama a las ratas. Necesitaba información sobre donde comprar un cuyo y si podría prestarme una jaula y darme buenos consejos por si me decidía a comprarlo. Rosita me mando a Acuafauna, una tienda en el centro que se especializa en animales pequeños: venden ratas de todos tamaños, colores y formas, y un montón de peces, y jaulas, y comida y cosas así... la verdad no me puse a curiosear mucho.

El caso es que ese 23 en la tarde, después de comprar todos los regalos que me hacían falta, me fui para Acuafauna, donde me atendieron maravillosamente. Tuvieron toda la paciencia del mundo conmigo que estaba toda nerviosa, poco convencida y renuente. Bien impertinente que estaba Mariíta pero bueno, pobre niña, entiendánla estaba enfrentando una idea prejuiciosa muy antigua.

Llegué a Acuafuana, pregunté por los cuyos y uno de los muchachos que trabaja ahí, me acompañó al final de la tienda; ahí había una jaula muy grande, que tenía unos tres pisos, y en el piso de abajo, a la altura de una mesa cualquiera estaban los cuyos. Fue un alivio cuando los vi! Esas ratas no eran tan ratas, tenían colores y pelo largo, y entraban en dos manos y no muerden. Aún con el alivio... tenía que tocarlo. Después de unos minutos larguísimos, el tipo y yo misma logramos convencerme de que lo tocara con un dedo y sí! se logró. Toqué a la rata! Su pelo es realmente muy parecido a un perro. Y creo que eso hizo la magia. Si tenía algo parecido a un perro... bueno... eso ya era algo, ya lo hacía más mascota. Era quizás posible. El tipo que me atendía me explicó que solo quedaban tres y que todos volarían porque la gente los regalaría en estas fechas, así que tenía que decidirme. Además ya era tarde y cerrarían pronto y el 24 sería más complicado para mi ir.

Necesitaba a Rosa Ofelia! Yo no estaba lista para hacer eso sola. ¿Cómo me llevaría a la rata? Sí, definitivamente necesitaba a Rosa. Y la adoro por haberme ayudado. Le hablé, accedió a acompañarme y con nosotras fue su prima Jazmín (quien por fortuna, también es amante de las ratas, de hecho fue mágica porque ella tiene dos cuyos y sus consejos fueron de mucha ayuda para mi). Cuando llegamos a la tienda, nos dirigimos al fondo, al área de cuyos, y amablemente nos sacaron a los animalitos para escoger uno y las dos primas casi tienen un desmayo de pura ternura que les dió ver a las ratitas.

Tener compañía me hizo sentir mejor y más preparada, así que dije, bueno, esta bien, si lo compro. De los 3 cuyos que quedaban, me decidí por el que había tocado con mi dedo porque no tengo necesidad de andar acariciando más de una rata, además era un cuyo con mucho estilo, trae tres colores y tiene un mechón blanco que lo enchula bastante. La compra se realizó y sin más, nos fuimos de la tienda con el cuyo en una caja de zapatos.

En el camino hacia casa de Rosa, yo moría de terror de que el cuyo se escapara de la caja y se perdiera en el coche!! Yo se que es ridículo, pero que quieren... La prima y Rosita me decían como debía cuidarlo, darle de comer, acomodar su jaulita, y cosas así, todo muy elaborado. Pero bueno, sobreviviría, además, formulaba el plan maligno de que Rosa lo cuidara hasta la noche del 24, pero era muy maligno y yo ya estaba convencida de que podría cuidar a la rata con pelaje de perro, porque si tenía pelaje de perro... no podía ser tan malo no?

Ya en casa de Rosita, fue la prueba de fuego. Ella me prestaría su jaula, pero el cuyo tendría que ir de su casa a mi casa en coche, solitos la rata y yo. Y cuando llegara a mi casa ( en la que no hay nadie al que le gusten las ratas) yo tendría que ambientar la jaula de la rata y luego cargar a la rata y meterla en su casita. El problema era que el mayor contacto que yo había tenido con las ratas acababa de ocurrir no hacía más de dos horas en la tienda Acuafauna y solo había consistido en pasarle un dedito al cuyo.

Era necesario que alguien que pudiera agarrar a la rata en caso de que se me escapara me ayudara en mis primeros intentos por agarrar a la cosa. Por tal motivo, tenía que agarrar la rata en casa de Rosa, con su ayuda y con la de todos los que estaban ahí, porque habían familiares de ella y ellos, a difencia de los mios, no tienen prejuicios con esos animalillos. Así que después de mucho pensarlo y dándome valor cuando veía como todos lo abrazaban y lo veían y decían que era una cosa de lo más hermosa... lo agarré.


Esas son mis manitas

Sí! Lo agarré con mis dos manos. Y fue... normal. No sentí pánico, no me dio asco... nerviosa estaba y bastante, pero después de que lo agarré, dije... si, si puedo hacerlo, no es tan rata, y tiene pelo de perro y ya que lo vi bien, hasta estaba bonito, podría parecer un pequeño peluchito. Y aunque a mi no me gustan los peluches mucho que digamos, eso y la magia que ejerce todo animalito bebe, hizo que mi asco bajara y se volviera algo asi como... simpatía, ya que gusto gusto... no es. Pero simpatía era suficiente como para un día con la rata. Y una vez conseguida, metí al cuyo a la caja de zapatos, agarré la jaula y todo lo demás, agradecí muchísimo a Rosa, me despedí y muriendo de terror de que el cuyo se saliera de la caja y se perdiera en el coche, me fui a mi casita.

Así que en el coche iba un pobre y asustado cuyo bebe (cuando mucho tiene mes y medio) y una pobre y asustada Mariíta que giraba las curvas a 20, porque si lo hacía más rápido, la rata se asustaba y corría en su cajita y yo me asustaba cuando hacía eso y todos nos poníamos histéricos. Y así llegamos a mi casa, pero a mi casa tenía que bajar con más confianza porque sabía que a la mamá no le agradaría la idea y entonces tendría que hacerme la valiente, pero aunque usted no lo crea, hacerme la valiente funcionó.

En mi casa todo fue muy sencillo. Pude agarrar con facilidad al cuyo, y me adapté a la idea de verlo como un pequeño peluche y eso hizo la magia. Solo que era un peluche que se me podía escapar y morir. Así que le preparé su jaula, con esa maderita curiosa que va en las jaulas de ratas, le puse mucha comida porque nadie me dijo exactamente cuanto darle, y le puse agua.

Al final, era como tener un osito de peluche vivo encerrado en una jaulita y era tan tierno, que la ternura y la curiosidad invaden y lo sacaba y lo jugaba, y era buena con la rata( aunque le decía rata). Mi padre se lo presentó a nuestros perros. Molly que es la bonita, se puso algo celosa de que algo más tierno que ella viviera en la misma casa; Lucas se lo tomó mejor, solo lo observaba mucho y con mucha curiosidad. Mi mamá lo ignoro solo por no odiarlo. Iveth en cambió lo amo, les digo, es una cosa bien tierna. Iveth lo acariciaba pero no lo cargo, y dice que quiere uno, pero creo que todos estamos de acuerdo en que un día fue más que suficiente.

Logró llegar bien a su destino, y en su nueva casa lo quieren mucho. Menos su hermano perro, pero ya lo superará. La idea original era que se llamara Remy, como la rata de Ratatouille, o Lulu, pero no se sabe si es niño o niña. Pero quieren que se llame Brian, porque es un nombre ridículo para una rata. Espero que le pongan un nombre más normal y algo que se pueda adaptar en caso de que la rata sea niña y no niño. En fin, mi experiencia con la rata fue todo un evento navideño.

5 Response to Entrada# 76.- Rata navideña

iveth oliva
26 de diciembre de 2009, 22:42

yo no kiero kualkier cuyo..yo kiero a ese!! su peinado tenia tanto estilo y yo le keria poner una blusita :(...s tan bonito k tendre k ir a su nueva kasa a visitarlo y darle amor...
era tan bonito..k parecia un pekeño perro..klaro k el nknto se perdio un poko kuando vi sus patitas traseras k m rekordaron k era una rata y agggh!!!!! pero bueno gracias a dios no anda mostrando las patas sino lo volteas...
aaa pekeña rata... si k era linda u.u

~Px
27 de diciembre de 2009, 18:32

Deberían llamarla 'Mariita"

Anónimo
31 de diciembre de 2009, 8:11

También pienso que todo lo que parezca una rata es una rata (y todo lo que nada en el agua es un pescado). No agarraría ningún roedor, como no agarro a ningún otro animal, sea mamífero, reptil o insecto y mucho menos tocaría aves, eso menos que nada (por lo general huyo de gallinas y palomas.

Y no tendría que pasar por pruebas de audacia sin límites como la que narras en esta entrada. No, no veo la razón de exponerme a ridículos sin fin.

Me parece muy bien que existan los animales, algunos son muy bonitos. Pero están bien en su estado natural; agradezco profundamente que su estado natural los situe a varios kilómetros de mi casa.

Por otra parte, la entrada me pareció divertida, casi podía adivinar tu cara y sus múltiples y muy chistosas expresiones.

Un beso del tio Lalo.

2 de enero de 2010, 10:43

Es la historia de una rata mas larga que he leido... bueno aunque vi la película de Stuart Little, fuerza G, y ratatouille.. pero esas no cuentan!
La cosa que me sorprendes, hay muchas cosas que has hecho ultimamente que no pense que harías nunca: te vestiste de novia psicópata y... saliste en público, patinaste sobre hielo, y ahora resulta que tocas una cosa parecida a un hamster cuya cosa me acabo de enterar que se llama cuyo.
A mi me da igual, bah! no muero si lo toco, pero no es mi cosa preferida para acariciar.

2 de enero de 2010, 10:46

jajajajajaja! acabo de morir de risa con el comment del tio lalo !!!! jajaja

"Me parece muy bien que existan los animales, algunos son muy bonitos. Pero están bien en su estado natural; agradezco profundamente que su estado natural los situe a varios kilómetros de mi casa"

jajajajajaja !!!

 

Copyright © 2009 Olivass... All rights reserved.
Converted To Blogger Template by Anshul Theme By- WooThemes