Entrada #90.- Avionazo en Campeche

NOTA: Esta es una historia de verdad, sucedió en los años 30s; se la contaré tal y como me la contó mi bisabuela Herlinda, quién a sus casi 90 años está tan lúcida y maravillosa como siempre. Trataré de no olvidar ningún detalle y de no inventar nada raro. Así que ahí va:


El primer avión que llegó a Campeche aterrizó en la cancha de los peloteros (los campechanos más antiguos conocen el beisbol como "la pelota") que se encontraba en el espacio que hoy en día ocupa la Universidad. Eran la primera mitad de los años treintas, aproximadamente. La abuela Herlinda no lo fue a ver, porque era muy joven y además mujer, la época era rara, y los únicos que fueron a verlo fueron sus hermanos. Cuenta la abuela que no sabe por qué llegó, ni quién lo trajo, pero recuerda que lo dejaron estacionado en la cancha varios días, para delicias de los curiosos y para que la gente pudiera ver de cerca, en vivo y a todo color un avión de verdad.

No paso mucho tiempo y pronto los aviones se convirtieron en un asunto común: iban y venían, aterrizaban en la ciudad, y la gente se familiarizó con ellos. Para ellos de seguro era la tecnología de punta, las maravillas del mundo, como si fueran parte de un progreso... o talvez no. La abuela Herlinda no parece muy entusiasmada cuando habla de eso, pero en cambio cuenta con emoción y total detalle los alumbramientos de sus hijos. Quizas sea porque la abuela ha vivido casi el siglo y ha visto tantas cosas, que el avión se relegó entre los inventos tecnológicos que le han impactado en la vida.

Un día como cualquier otro cuando la abuela Herlinda aún era adolescente y todavía soltera, salió al aljibe de su casa, el cual todavía existe en la casa que vive ahora mi tía Marta. La abuela salió al patio con sus jarras para el agua cuando un ruido que venía del cielo la asustó, levantó la vista y alcanzó a ver cómo a un avión se le desprendía una de sus alas entera, y luego dice que vió al avión irse desprendiendo de si mismo como si fueran hojas de papel volando en el cielo.

Todos los vecinos salieron a la calle, todos corrieron a ver donde caía el avión. El avión, con 7 pasajeros, 6 de ellos campechanos, fue a parar al malecón, cerca de la iglesia de San Román. Estaba quemado y los vecinos se metieron al mar para rescatar a los cuerpos que quedaron despedazados. La abuela recuerda con algo de trauma unas particulares piernas gordas que ella vió que sacaran del avión. Cada que cuenta la historia se acuerda del pobre Pechito, y no puede evitar sentirse triste por él "Pobre Pechito, tan guapo que era, y ya se iba a casar...". Pechito le decían porque se apellidaba Pech, era amigo de la abuela, vivía en la esquina de mi casa, era el hijo del carnicero, tendría unos 20 años y el pobre hombre murió quemado y destrozado poco antes de su boda.

¿Qué hacía el hijo del carnicero ahí? En realidad, ¿Qué hacían todos ahí? ¿Hacia dónde iban? No iban a ningún lado. Era un paseo en avión que estaban dando. Al parecer el piloto había hecho amistad con esos muchachos del barrio y los invitó a dar el paseo, ya saben, para que supieran lo que es volar. ¡Vaya viaje corto y triste!

Fue una de las noches más tristes de la ciudad. Estaban velando a 7 muchachos, todos conocidos, todos jóvenes y del barrio. La gente iba de un velorio al otro mientras del malecón sacaban los restos del avión. Una de esas tragedias que marcan a los testigos para siempre, como a mi abuela.

8 Response to Entrada #90.- Avionazo en Campeche

Patoo
4 de marzo de 2010, 7:28

WOW!! es de ese tipo de cosas que uno jamás se imaginaría que pasan en su pueblito...

creo que en los años 30 pasaban cosas mas interesantes en campeche que hoy en dia...

Cualquier pueblo hoy en dia tiene zetas, pero avionazos?? *thumbs up*

pd.- espero que lo de que carlos trejo es un cazafantasmas guapo haya sido en son de sarcasmo pepita... mas bien es del tipo de gente a la que le dices 'llevese la cartera y el carro pero no me mate'

Víctor Sosa
4 de marzo de 2010, 12:04

Al leer esta historia me doy cuenta de que mi abuelo a sus casi 89 años de edad sigue tan lúcido como antes. El me ha contado la misma historia infinidad de veces, finalizando siempre con un rotro triste. Me narró todo, exáctamete como lo describe tu bisabuela, la única diferencia es que mi abuelo estaba en el parque platicando cuando vio al avión separarse de una de sus alas y lo primero que pensó fue "ya se mató Ciriaco" quien es su hermano, pero para su fortuna él se estaba bañando cuando lo fueron a buscar para dar el paseo final. Es mas, hasta lo de los 7 velorios me comentó.

Anónimo
4 de marzo de 2010, 21:31

Que historia tan increible, wow.. yo no tengo a quien preguntarle jeje pero pues imagino que si debe de ser algo inolvidable que eo suceda, y debe ser traumatico o algo asi, jeje es raro, el malecon estaba mas cerca en ese entonces no? jajaja ue bien escribes MArita!!! sigue asi :D

Atho0o: IMIS

Anónimo
5 de marzo de 2010, 9:26

oo si la bisabuela y sus historias...el dia k nos lo konto me senti tist x pechito u.u

at. iveth oliva

Anónimo
6 de marzo de 2010, 16:15

Osea yo ni enterada de ese evento, tan importante en la historia de Campeche!! juuju pobre Pechitooo!!! murio si haber amado! bu! y pobre la novia viuda antes de casarse!!
Normiux

6 de marzo de 2010, 19:54

Nunca pensé que algo interesante hubiera ocurrido aquí. Jajaja.
Que mala onda subirte a un avión solo para experimentar, y acabar así.
Y que buenas historias de la bisabuela U.u

8 de marzo de 2010, 17:50

Excelente entrada sobrinita. Gracias por querer a mi abuela e inmortalizarla a través de tus relatos. Lástima que te perdiste de las pláticas y los cuentos del abuelo.

Anónimo
15 de marzo de 2010, 1:24

a mi bisawelita ay k acrle un video mientras eia narra todas sus historias de vida y recetas de pasteles xP ademas de una ke otra cosilla pícara ke acostumbra decir cuando vacila jejeje..

mily.

 

Copyright © 2009 Olivass... All rights reserved.
Converted To Blogger Template by Anshul Theme By- WooThemes