Entrada# 145.- Iveth Angélica

El 20 de mayo de 1991, hace ya 20 años fue uno de esos días que habría de marcar mi vida para siempre. Tengo en mi mente aún, una imagen, una escena muy corta, que no creo que sea un recuerdo, pero que estoy convencida que es el recuerdo, de un recuerdo, porque cuando era niña esta era una imagen clara. 

Eran como las 5 de la tarde, y seguramente estaría haciendo mucho calor, por lo menos, la imagen tiene mucho sol, pero no del que alumbra en la mañana, sino del que no deja ver en las tardes. Yo estoy sentada en la parte de atrás de un coche que tiene asientos color café, beige o mostaza y junto a mi esta mi tía Amadita. La cara de tía Amadita no se ve, ni recuerdo su vestido ni nada, solo sé que es ella, y esta sentada muy recta y con los brazos cruzados como siempre se sienta, pero cuando mi mamá entra al carro, tía me agarra para que me quede quieta y me siente en mi lugar.

A mis tres añitos, estoy en el carro toda inquieta por que mi mamá estaba saliendo del hospital con mi hermanita nueva en sus brazos. Mi mamá se sube al carro y yo estoy asomada desde el asiento de atrás, los respaldos de la silla del copiloto son raros, no tienen esa separación que traen ahora los carros, era un asiento pasado de moda supongo. Me asomo y mi mamá que no se que dice, se pone a Iveth del lado izquierdo y le quita la manta blanca, descubriéndola para que yo le diera el primer vistazo de mi vida.  Recuerdo que dije Ah!... pero ahí se acaba todo mi recuerdo. La verdad, no recuerdo la carita de Iveth. 

Mi siguiente recuerdo de Iveth, tenía ella como 2 años y yo 5. Todavía andaba por ahí con su pañal pero ya empezábamos a compartir juegos.  Me acuerdo que yo no quería jugar con ella porque me desesperaba mucho que se riera de todo. En serio! Iveth se reía de todo. Y los juegos son para jugar, pero hay partes del juego que no dan risa, hay partes de los juegos en que la niña de 5 años decía algo en serio, y mi hermanita se reía y se reía y no entendía nada. Creo que era tontita. 

De ahí en adelante, la lista de cosas que recuerdo de mi hermanita son infinitas. Mi hermanita y yo somos amigas, y la quiero muchísimo. Es sin duda una persona con la que he compartido todo, con la que me he peleado infinidad de ocasiones, pero con la que me puedo hablar horas y horas y de cualquier cosa.  Ella ha sido muchas veces, más madura que yo y también me ha enseñado muchas cosas.  Es muy guapa, muy inteligente, tiene muy mal genio, pero se compensa con sus otras virtudes. Le gusta cocinar, le gusta bailar, tiene muy buen gusto y un imán con las ofertas. 

A Iveth no se le quito nunca eso que tienen los bebés, se molesta cuando se levanta, a la hora que sea, todos los días. No es bueno mirarla cuando se esta levantando.  Pero también es una persona muy emprendedora, muy trabajadora y de buenas ideas.  

Es increíble que cumpla 20 años, es mi hermanita. Me hace sentir tan vieja. Ella ni siquiera esta ahorita aqui, anda de becaria haciendo su estadía en un hotel de Costa Rica.  La vamos a extrañar. Yo creo que nos comeremos un pastel por ella.  Todos los días hablamos con ella, yo creo que mañana en Skype le ponemos su pastel, le cantamos las mañanitas y algo así.  Rayos, quiero mucho a mi monito.  
 

Copyright © 2009 Olivass... All rights reserved.
Converted To Blogger Template by Anshul Theme By- WooThemes